LAS ENERGÍAS PERVERSAS

 

La acupuntura define cómo energía perversas o patógenas aquellas que tienen la capacidad de atacar a la persona, invadirla y alterar la función del Qi, estas energías tienen un carácter climático. En este artículo intentamos explicarlas de la manera más simple posible ya que su comprensión es fundamental para entender la práctica de la acupuntura.

Retomando el hilo de la historia de la medicina tradicional china, los pensadores chinos observaron que existía una fuerza o energía que hacia que todo funcionase correctamente, es decir que las plantas crezcan, que el sol caliente o que los individuos se muevan y realicen sus funciones vitales, a esta fuerza o energía la llamaron Qi.

También observaron que no todo funcionaba siempre como tenia que funcionar, sobre todo cuando se trataba de los seres vivos. Es decir, a veces una planta no crecía como se supone que tenia que crecer, una vaca quizás daba más leche que otra o un caballo era más rápido que otros. En el ser humano  las funciones tampoco iban siempre a la perfección, de repente un individuo podía padecer un dolor que le impedía moverse, otro durante unos días vomitaba todo lo que comía y tenia dolores de vientre, en fin lo que hoy conocemos como enfermedad o lesión.

Estos filósofos, entendieron que si las cosas no iban bien era porque de alguna manera el Qi que habitaba dentro de ese individuo esta afectado y por tanto no podía realizar su tarea. Entones empezaron a preguntarse que era lo que podía afectar al Qi y cómo lo hacía para poder ponerle solución y ayudar al Qi a volver a su estado normal .

Cómo hemos dicho anterior mente, en aquella época no existían los medios tecnológicos que tenemos hoy para investigar, así que tuvieron otra vez que limitarse a observar la naturaleza y su relación con los elementos que la forman.  De esta manera fijándose en los síntomas que mostraban los pacientes, los médicos chinos asociaron los estados alterados del Qi con los fenómenos climáticos. La atmósfera forma parte del universo igual que los seres vivos, por tanto  igual que puede cambiar la atmósfera, también  puede cambiar el interior de un individuo.

Describieron cinco tipos de fenómenos climáticos, tres de de naturaleza yang: calor, viento y sequedad; y dos de naturaleza ying: frío y humedad. Estas cinco energías climáticas coexisten en un determinado equilibrio según el ecosistema correspondiente. Si en dicho medio, una de ellas cambia su magnitud, el ecosistema perderá sus propiedades y por tanto la fauna y flora que lo habita sufrirá las consecuencias. Del mismo modo, dentro de toda persona debe haber un temperatura, un grado de humedad y una tensión concreta que mantenga lo que llamamos homeostasis (que vendría a ser un ecosistema interno). Cuando estos factores se desequilibran el cuerpo no puede realizar sus funciones (alteración de Qi) y empiezan a aparecer síntomas. La medicina tradicional china clasifica la enfermedad según a que energía climática le recuerda sus síntomas.

 

CALOR

Cuando el mal que tenia la persona estaba asociado a síntomas cómo el aumento de temperatura corporal, enrojecimiento local, enrojecimiento de la cara y lengua, agitación y aceleración del pulso. Los antiguos médicos chinos pensaron que el cuerpo había sufrido un ataque de calor y este era el que estaba afectando al Qi. En este grupo podemos encontrar: la insolación, el insomnio, estados febriles, inflamaciones.

 

FRÍO

El frío paraliza las cosas y por tanto también ralentiza la circulación de Qi e incluso lo llega a bloquear. Cuando el individuo presentaba sensación de frío(aversión al frío), palidez, rigidez, lentitud en los movimientos o en el pulso, entonces creían que eral el frío el que estaba atacando y alterando el Qi. Lumbalgias que mejoran con calor, artrosis, resfriados.

 

VIENTO

Hay una serie de síntomas que nos recuerdan a cómo se comporta el viento: síntomas que aparecen y desaparecen súbitamente, temblores, dolores erráticos que van cambiando de ubicación, tics, inquietud, irritabilidad. Delante de estos síntomas los médicos chinos pensaron que era el viento el que estaba perturbando el Qi. Enfermedades de este tipo pueden ser: las alergias, las migrañas y cefaleas, las rampas o los dolores reumáticos.

 

HUMEDAD

La humedad es algo que lentamente va penetrando y se va volviendo fría y pesada. Por tanto todos aquellos síntomas como el edema, la pesadez, la tumoración, estancamiento.

 

SEQUEDAD

Por último la sequedad, implica que los líquidos de un tejido se han consumido, igual que la tierra seca se agrieta y la fruta se arruga, lo primero que se observa en una persona son arrugas, gritas o descamación en la piel. También pueden tener otros síntomas de origen más interno como la dificultad en sudar, orina escasa y oscura, sed.

 

 

Esta es una manera simple y resumida de explicar lo que en medicina tradicional china se conoce cómo energías patógenas o perversas.

La realidad es mucho más complicada por dos motivos principalmente, el primero es que más de una energía perversa puede actuar a la vez complicando mucho el diagnóstico. La segunda dificultad es que en occidente les hemos puestos nombres y apellidos a las enfermedades, intentar identificar una enfermedad con la acción de una energía perversa es complicado, por es en acupuntura no nos fijamos tanto en la etiqueta que le han puesto al paciente como en lo que este siente.

Compartir entrada:

Últimos posts