EXTENSIÓN LUMBAR

 

Mucha patología lumbar está asociada a una posición en flexión de las vértebras. Corregir esta posición realizando movimientos de extensión es fundamental para superar la lesión. En este artículo presentamos nuestra versión del ejercicio de extensión lumbar, sus indicaciones y sobre todo sus contraindicaciones

 

 

 EXTENSIÓN LUMBAR

 

No realizar si se siente dolor lumbar durante el mismo.

 

  1. Nos colocamos de pié con los pies juntos
  2. Las manos a la altura del ombligo pero por la espalda. Haciendo de punto de apoyo
  3. Poco a poco vamos dejando caer primero la cabeza hacia atrás, luego los hombros, zona dorsal y finalmente zona lumbar por encima de nuestras manos.
  4. Una vez hemos alcanzado una postura cómoda en la cual notamos tensión pero no dolor en la zona lumbar, realizaremos tres respiraciones lentas de la siguiente manera: En la inspiración mantenemos la postura notando como se expanden las estructuras anteriores (tórax y abdomen). Durante a espiración podemos intentar forzar un poco la postura siempre y cuando no notemos dolor.

 

Durante este ejercicio es posible escuchar algún crujido articular. No hay que preocuparse, es normal sobre todo los primeros días, pero no debemos buscarlos.

 

DETALLES DEL EJERCICIO

Este ejercicio está basado en los principios de método McKenzie®. Robín McKenzie fué un fisioterapeuta neozelandés que desarrolló una técnica de tratamiento durante los años 60 que actualmente se ha extendido por todo el mundo con una gran aceptación.

Básicamente nos permite corregir la rigidez lumbar. Muchas lesiones lumbares: lumbalgias mecánicas, discopatías, protusiones o hernias discales van asociadas a una posición en flexión de la zona lumbar. Se ha demostrado que los discos intervertebrales sufren mucho en flexión, por tanto una posición mantenida en flexión puede llegar a lesionarlos. En cambio, la lordosis (extensión lumbar) es la posición natural de las vertebras lumbares y por tanto la situación dónde los discos intervertebrales está más relajados. Este ejercicio de extensión sumado al tratamiento en consulta nos permite recuperar la flexibilidad en extensión y por tanto la salud de la zona lumbar.

Hay que tener cuidado por que también existe patología lumbar por la causa contraria, es decir exceso de extensión lumbar. En este caso no seria la zona discal la que sufriría si no la parte posterior de la vértebra (articulaciones interapofisárias). En el grupo de lesiones en las cuales estaria contraindicado este ejercicio encontraremos las siguiente: síndromes facetarios, hiperlordosis lumbar y espondilostesis, dejando cómo un capítulo a parte las lesiones traumáticas la cuales habría que valorar independientement.

Por todo esto, aunque el ejercicio de extensión lumbar tiene muchos beneficios para la espalda, creemos conveniente recomendar no practicarlo sin el consejo previo de un profesional.

 

Compartir entrada:

Últimos posts