CIÁTICA

En este articulo mostramos nuestro particular abordaje de los dolores tipo  ciáticos, es decir los que aparecen en la zona lumbar y se propagan hacia abajo por la parte de posterior de las piernas: síndrome del piramidal, sacroileitis, ciatalgia, ciática, lumbo ciática.

 

DOLOR TIPO CIÁTICO

Por ciática tradicionalmente se conoce al dolor que proviene del nervio ciático. Lamentablemente se comete un abuso de esta terminología y se convierte en un cajón de sastre donde se meten todos los dolores que recorren la parte posterior de las piernas sin prestar demasiada atención a cual es realmente su origen. Existen varias estructuras  a demás del ciático que nos pueden producir un dolor de similares características, sobre todo musculatura y articulaciones pélvicas y a menudo el diagnóstico diferencial no es nada fácil. Por eso nosotros preferimos usar la palabra dolor tipo ciático antes de precipitarnos en buscar culpables ya que el tratamiento puede ser muy diferente (síndrome del piramidal, sacroileitis, ciatalgia, ciática, lumbo ciática).

 

FISIOTERAPIA PARA EL DOLOR TIPO CIÁTICO

 

En este tipo de lesiones la fisioterapia y la osteopatia muchas veces se solapan y tienen técnicas muy parecidas. Nosotros vamos a destacar en especial tres técnicas que nos parecen interesantes dependiendo del origen del dolor.

1-Movilización neuro dinámica para el dolor tipo ciático originado por el nervio ciático

En este caso estaríamos realmente delante de una ciática verdadera. Esta técnica valora las capacidades mecánicas del nervio que influyen directamente en su función. Vamos a valorar si el nervio esta acortado, tenso, atrapado o adherido. Usando maniobras manuales y ejercicios conseguiremos restablecer la normalidad física haciendo que el nervio trabaje mejor y por tanto no produzca dolor.

 

2-Punción Seca para el dolor tipo ciático

Técnica muy eficaz cuando el dolor proviene de dentro del músculo (sobre todo glúteos y piramidal), es decir de la fibra. Conseguiremos relajarlo y notar cambios prácticamente inmediatos (riesgos de la punción seca). Después habría que descubrir que era lo que nos producía la contractura en el músculo, recordemos que la contractura es solo un síntoma. Si no tratamos la causa es probable que vuelva el dolor.

 

3-Fibrolisis diacutánea para el dolor tipo ciático

Existe la posibilidad de que el problema no esté dentro del músculo si no fuera, es decir, la musculatura puede crear adherencias entre si que alteran la función mecánica local. El sufrimiento estructural que produce esta disfunción mecánica se puede traducir en molestias de diferente índole, entre ellas el dolor tipo ciático.

 

OSTEOPATÍA PARA EL DOLOR TIPO CIÁTICO

 

Cómo hemos dicho antes las osteopatia y la fisioterapia tienen técnicas comunes en el tratamiento de este tipo de dolor. Por tanto vamos a destacar tres aspectos que la fisioterapia no contempla, por lo menos desde nuestro punto de vista.

 

1-Corrección estructural para el dolor tipo ciático

Una de las causas de este dolor puede ser la compresión de algunas estructuras (por ejemplo el propio ciático) debido al bloqueo articular. La osteopatia valora y corrige las capacidades físicas de las articulaciones, sobre todo el bloqueo o el movimiento alterado. En este caso nos centraremos sobre todo (pero no exclusivamente) en las vertebras lumbares, hueso sacro y  huesos ilíacos.

 

2-Corrección visceral para el dolor tipo ciático

Las vísceras abdominales pueden causar un dolor tipo ciático por si mismas o indirectamente pueden presionar otras estructuras que a su vez produzcan un dolor tipo ciático, como el propio nervio ciático o la musculatura pélvica. Por tanto resulta esencial revisar la tensión visceral abdominal para tratar con éxito este tipo de dolores.

 

3-Liberación fascial para el dolor tipo ciático

En ocasiones el origen del dolor lo encontramos en la tensión del sistema nervioso central, un ejemplo muy frecuente es la adherencia que deja la cicatriz de la preidural. Muchas mujeres después de un parto con peridural desarrollan dolor tipo ciático que tiene un tratamiento muy eficaz con osteopatia fascial. La acumulación de tensión debido al estrés, al exceso de trabajo y poco descanso, o debido a un traumatismo (latigazo cervical) pueden tener el mismo efecto.

 

ACUPUNTURA PARA EL DOLOR TIPO CIÁTICO

 

El acupuntor se siente especialmente cómodo tratando este tipo de dolores, muchas veces la acupuntura se presenta como una buena opción para tratar el dolor cuando este es tan intenso que no permite una aproximación manual.

Primero hay que valorar los canales energéticos situados en la zona del dolor. Tanto la distribución del dolor cómo la textura y sensibilidad de los meridianos y sus puntos nos van a indicar cual es el afectado.

Una vez tengamos esto claro habrá que decidir si se trata de una afectación local y superficial o bien si hay órganos o huesos afectados por un desequilibrio energético. El tiempo de evolución y la aparición de síntomas asociados nos dará la respuesta.

Dependiendo de la intensidad del dolor, primero realizaremos un tratamiento local para aliviar la entomología y luego trataremos el problema de fondo, o a la inversa (teoría de la raíz o la rama).

Compartir entrada:

Últimos posts