DOLOR DORSAL

DOLOR DORSAL (DORSALÍA)  LARGA EVOLCIÓN

A PROPÓSITO DE UN CASO. 

En esta ocasión se trata de un barón de 30 años que padece un dolor dorsal medio de predominancia derecha. Tres años de evolución tratado anteriormente sin éxito tanto con osteopatía como con fisioterapia.

El dolor no tiene un patrón relacionado con el movimiento de la espalda, cuando aparece suele ser constante de baja intensidad no invalidante. 

El paciente presenta una alteración postural evidente y rígida, hipercifosis y escoliosis. Además presenta un aumento del tono de la musculatura dorsal sensible a la palpación. 

SESIÓN 1

Estaba claro que después de tanto tiempo la solución no iba a pasar por un tratamiento de fisioterapia local, aún así, la escucha del movimiento del tejido y  los signos valorados apuntaban a una alteración de la función nerviosa en el músculo paravertebral dorsal derecho. Estos signos  parecían ser de corta evolución, a penas unos meses con lo que seguramente  no serían el origen del dolor motivo de consulta, pero en un primer  tiempo es lo único que tenemos para empezar a trabajar. 

Tratamiento:

1-OSTEOPATÍA: Cómo siempre empezamos realizando una valoración general de la movilidad articular y corregimos con técnicas de alta velocidad los bloqueos que podamos relacionar con los signos a tratar, en este caso la sensibilidad a la palpación y la hipertonía del músculo paravertebral dorsal derecho.

2-FISIOTERAPIA: Después de corregir los bloqueos conseguimos mejorar la movilidad articular local pero sigue habiendo muchas fibras musculares hipertónicas sensibles a la palpación con un matiz nervioso. Decidimos utilizar la punción seca (fisioterapia invasiva) para resolver la situación, en este caso además utilizamos el ecógrafo para guiar la aguja de punción ya que el músculo paravertebral se sitúa en la parrilla costal y con el ecógrafo eliminamos además de ser más precisos para llegar al músculo, también eliminamos el riesgo de pinchar la pleura. 

3-FINAL:  el paciente se va con una agradable sensación de ligereza en la zona dorsal. 

SESIÓN 2

Cómo era de esperar el trabajo realizado en la primera sesión no generó cambios significativos en el dolor del paciente, pero al eliminar la tensión del la musculatura dorsal la escucha del movimiento  del tejido puso de manifiesto tensiones emocionales antiguas alojadas en las costillas y en las membranas de la médula espinal l (duramadre). Estás tensiones emocionales estaban relacionadas con una situación de preocupación por un familiar vivida hace años que se gestionó adecuadamente.

Tratamiento:

1-OSTEOPATÍA:  En este caso aplicando las técnicas corrección de alta velocidad sobre las costillas y los niveles vertebrales adecuados, y añadiendo un matiz emocional; conseguimos corregir las consecuencias mecánicas de la tensión emocional sufrida en el pasado. 

2-FISIOTERAPIA: En ocasiones cuando una zona está dolorida durante mucho tiempo la función de transmisión nerviosa se ve afectada y no para de emitir señales de dolor aunque ya no hay una causa activa de dicho dolor, esto es lo que se llama una sensibilización. Para mejorar esta situación pretendemos realizar cambios en el tejido nervioso para que vuelva a transmitir correctamente, es decir vamos a actuar sobre la neuro plasticidad y esto lo haremos con una técnica de fisioterapia invasiva que se llama neuromodulación percutánea (NMP)

SESIÓN 3

Tras  unos pocos días después de la sesión 2 el dolor dorsal desapareció completamente. El paciente seguía teniendo su alteración postural pero no tenía ni hipertonía muscular ni sensibilidad a la palpación. 

Tratamiento.

1-OSTEOPATÍA: Básicamente revisamos los bloqueos trabajados en la sesión anterior que se mantenían corregidos. La escucha del tejido nos marca nuevos bloqueos que no producen sintomatología  actualmente y que no parecen relacionados con motivo inicial del consulta, aún así lo corregimos con el fin de conseguir un movimiento tisular equilibrado, esto permitirá mejorar el estado general de salud sobre todo en su aspecto físico. 

2-MANTENIMIENTO:  Se  facilita al paciente una pauta con hábitos de vida saludables basada en las características y necesidades de su tejido, esto le permitirá mantener en el tiempo los resultados conseguidos en consulta. 

CONCLUSIONES:

1-Las lesiones que son resistentes al tratamiento habitual de fisioterapia y osteopatía seguramente  no se puedan recuperar ni con fisioterapia ni con osteopatía. En este caso se trataba de una tensión emocional que requería un tratamiento específico (terapia de liberación somato emocional). 

2-Las alteraciones posturales no siempre tienen porqué dar sintomatología. En este caso la alteración postural del paciente no estaba relacionada con su dolor.

3-En ocasiones la lesión  original está oculta tras otras lesiones que surgen a veces de manera casual o a veces como forma de compensación. Es necesario  ir trabajando estas lesiones en el orden que nos marca el tejido para poder llegar a la lesión original. En este caso una lesión reciente del músculo dorsal tapaba el verdadero origen emocional de dolor motivo de consulta. 

Compartir entrada:

Últimos posts