ARTICULACIÓN TEMPORO-MANDIBULAR (ATM)

 

Desde nuestra experiencia la osteopatía se presenta como la terapia más eficaz contra las lesiones de la articulación temporo-mandibular ya que además de tratar las alteraciones de la propia mandíbula, cómo ya hacen otras terapias, también es capaz de valorar las alteraciones que provienen del hueso temporal, es decir del cráneo, y que forma la otra parte de la articulación.

 

La osteopatía nos va a ser muy útil en os casos en los que exista bloqueo articular. Este bloqueo puede estar en un lado o en los dos y se puede haber producido por varios factores: tensión muscular acumulada en la zona como puede ocurrir en los casos de bruxismo o cervicalgia. También puede producirse por un traumatismo directo o por un defecto en la mordida. El bloqueo nos va a producir una falta de movimiento o una alteración en el mismo y las molestias asociadas suelen ser en forma de tensión, pesadez, rigidez, opresión.

Existe otro tipo de lesión en la cuál ocurre todo lo contrario, existe un exceso de movimiento con la aparición de crujidos e incluso pinchazos durante el mismo. A esta  lesión la llamamos inestabilidad cráneo-mandibular y le dedicamos un artículo entero.

 

 

1.VALORACIÓN ARTICULAR

Igual que si se tratase de cualquier otra articulación valoraremos el tipo de movimiento que en cuanto a cantidad y calidad, y las estructuras blandas que lo condicionan, es decir, músculos y ligamentos. La particularidad que tiene la articulación temporo-mandibular es que la articulación del lado contrario la afecta directamente ya que forman parte del mismo hueso. Por tanto siempre se valoran y se tratan a la vez.

2.VALORACIÓN CRANEAL

Esta parte es fundamental para que el tratamiento tenga éxito. La osteopatía craneal valora la situación de posición y libertad del hueso temporal en el cráneo. Las tensiones que pueda sufrir el temporal van a trasmitirse directamente a la mandíbula alterando su función.

Además de esta influencia directa, el tratamiento craneal actúa indirectamente en la mandíbula a través del sistema nervioso central. Los núcleos nerviosos contenidos en el cráneo activan la musculatura maxilar produciendo desequilibrios en el tono. Tal y como ocurre en el bruxismo.

3.VALORACIÓN GLOBAL

La osteopatía siempre contempla la persona cómo una unidad en la que todo está relacionado. Por tanto hay estudiar bien que influencias recibe la mandíbula de otras estructuras para evitar recaídas. Lo más frecuente es que la mandíbula se vea arrastrada por tensión muscular cervical, tanto anterior como posterior.Hay que valorar bien la situación porque podría ser que la mandíbula sea tanto el inicio como el fin de una cadena lesional.

Compartir entrada:

Últimos posts