Naturopatía

La naturopatía es la madre de la medicina actual, basada en las enseñanzas de los médicos de la antigua Grecia con Hipócrates como abanderado, la naturopatía entiende que el ser humano forma parte de la naturaleza y que el estado de salud y bienestar pasa por poder adaptarnos a ella.

Por una parte, la naturopatía estudia  cuáles son los rasgos constitucionales de cada persona que marcan una tendencia a enfermar debido a una falta de adaptación concreta al medio que nos rodea. Por otra parte, la naturopatía estudia el medio que nos rodea para ver qué puede superar nuestra capacidad de adaptación, o simplemente qué nos hace daño y por tanto hay que evitar.

La característica más importante de la naturopatía es que intenta aumentar la capacidad  de adaptación y resistencia de la persona, lo que llamamos un tratamiento de fondo que nos ayuda a superar una situación por nuestros propios medios. Lo contrario, sería un tratamiento sintomatológico que aliviará durante un tiempo, pero que no solucionará el problema haciendo que el estado de enfermedad perdure en el tiempo.

La naturopatía utiliza en sus tratamientos remedios naturales, es decir alimentos, plantas y minerales intentando conservar al máximo sus cualidades sin adulterarlos. Parte del tratamiento naturopático consiste en elaborar unas pautas de conducta y hábitos que nos ayuden a adaptarnos a nuestra situación actual.