ENFERMEDADES FUNCIONALES

En este artículo pretendo explicar lo que es una enfermedad funcional, este concepto es fundamental para entender el funcionamiento de las terapias alternativas. Todas las terapias llamadas alternativas tienen en común que su gran potencial de éxito se encuentra precisamente en las enfermedades funcionales aunque cada una la entiende desde una perspectiva diferente.

Entendemos que todo órgano tiene una función que debe cumplir. Un músculo debe ser capaz de contraerse de manera eficaz, un estómago debe ser capaz de producir jugos gástricos y contraerse, todo en su justa medida para poder digerir las proteínas. Un riñón debe ser capaz de filtrar la sangre y depurarla de substancias residuales y así podemos citar cada uno de los órganos que componen nuestro organismo.  En ocasiones estos órganos dejan de realizar sus funciones correctamente, las siguen realizando pero no con la calidad suficiente como para que nuestro cuerpo siga estando en armonía. En estos casos los órganos están íntegros, al practicar una prueba de diagnóstico por imagen no se aprecia ninguna anomalía. Los valores cuantificables en las analíticas tampoco tienen alteraciones significativas, están dentro del margen aunque a menudo tocando el límite por arriba o por abajo. Por estos dos motivos la medicina considera que no hay pruebas suficientes para considerar la existencia de una enfermedad y por tanto no se le da importancia. En cambio hay una serie de síntomas no cuantificables que nos van a hacer sospechar que las cosas no van del todo bien. Cansancio, ardores, pesadez, hinchazón, molestias, dolor,  alteración del ánimo, alteraciones en el color o el olor de los residuos (heces, orina, transpiración).

Nos encontramos delante de una enfermedad funcional, es decir el órgano funciona pero no correctamente y no hay signos que evidencien el daño o la perdida de integridad orgánica. El error en estos casos es intentar tapar los síntomas con medicamentos sintomáticos, antiácidos, estimulantes, antiinflamatorios… todos los que empiezan por –anti. De esta manera conseguiremos que la enfermedad funcional perdure en el tiempo y acabe por convertirse en una enfermedad orgánica.

Una enfermedad orgánica implica que la integridad del órgano ya está comprometida, es decir que en una prueba de diagnóstico por imagen se puede ver alguna deformidad o daño del tejido. Además en una analítica se pueden cuantificar valores que se escapan de los márgenes de la normalidad.

Porque se producen las enfermedades funcionales, fundamentalmente por tres motivos. Malos hábitos de vida, predisposición, o exposición intensa a un motivo estresante.

CAUSAS DE LAS EFERMEDADES FUNCIONALES:

 

1. TENSIÓN:

Un órgano para realizar su función correctamente debe encontrarse cómodo en su lugar. Debido por ejemplo a una alteración postural dicho órgano puede verse comprimido, estirado o deformado. Estas fuerzas anómalas a las que se puede ser sometido van a producir cambios de presión alterando su riego sanguíneo, su capacidad de evacuación de residuos o directamente,  su capacidad de realizar su función. Esta es la visón que contempla la osteopatía visceral aunque también se puede extrapolar a términos de osteopatía estructural, cuando un hueso o una articulación no se puede mover correctamente o pierde capacidad de transmitir y soportar fuerzas, estará padeciendo una enfermedad funcional.

2-SOBRECARGA

Cuando se solicita la actividad de un órgano de manera abusiva sin darle descanso, antes de llegar a lesionarse o dañarse empezará a tener fallos funcionales que nos darán una sintomatología. Esto será una señal de que debemos darle descanso y adoptar alguna medida que beneficie su funcionamiento.

3-INTOXICACIÓN

Fruto de una dieta inadecuada, de hábitos tóxicos, o de un exceso de actividad que nos aumenta el metabolismo creando residuos que  somos incapaces de eliminar. Tanto cuando un órgano en cuestión está lleno de toxinas, como cuando es su entorno quien lo está, será una situación que dificulte el trabajo del órgano dando fallos de función. En este caso la será necesario hacer algún tipo de tratamiento natural que nos ayude a depurar el organismo ya sea una dieta, un suplemento o alguna ayuda con plantas medicinales.

En resumen, una enfermedad funcional es un trastorno en el cual el órgano empieza a fallar en su función pero conserva intacta su integridad lo cual mejora el pronóstico de curación. Si esta alteración permanece en el tiempo ya sea ignorándola o tomando medicamentos para tapar sus síntomas, el enfermedad evolucionara desfavorablemente a una enfermedad orgánica en el cual ya aparecerá daños en el órgano, llegado este punto la curación será más complicada.

Las enfermedades funcionales son tan frecuentes en nuestra sociedad que podrían considerarse cotidianas, quien no tiene ardores, insomnio o dolores en mayor o menor medida. El hecho de que las terapias alternativas sean tan eficaces ante ellas radica en que observan signos que la medicina convencional pasa por alto.  Si en un análisis aparece un valor muy alterado (enfermedad orgánica) quiere decir que ya vamos tarde en su tratamiento, seguro que el órgano en cuestión lleva dando señales desde hace mucho tiempo y las hemos ignorado.

SINTOMAS ASOCIADOS A LAS ENFERMEDADES FUNCIONALES

 

SISTEMA NERVIOSO:

Ansiedad, agitación, hormigueos, pérdida de fuerza, bruxismo, insomnio, cansancio

SISTEMA DIGESTIVO:

Ardores, acidez, hinchazón,  estreñimiento, intolerancias alimentarias

SISTEMA RESPIRATORIO

Resfriados frecuentes, catarros frecuentes, opresión en el pecho, mucosidad,   alergias

SISTEMA CIRCULATORIO

Varices, hemorroides, morados que salen con facilidad,  tensión alteradas, arritmias, opresión en el pecho.

SISTEMA OSTEO-MUSCULAR

Cervicalgia leve pero frecuente, Lumbalgia leve pero frecuente, migrañas, puntos dolorosos en la musculatura, acortamiento muscular.

Si tiene alguno de estos síntomas pero las pruebasmédicas son negativas quiere decir que usted sufre una enfermedad funcional. Es decir sus órganos están estresados y no funcionan  correctamente, hay una alteración en la función. Si no pone un remedio ha este problema las situación acabara agravandose cuando el órgano estresado sufra tal desgaste que empiece a estar dañado.

Compartir entrada:

Últimos posts