¿CUÁL ES TU TENDENCIA A ENFERMAR?

Cada persona tiene unas características físicas y psíquicas concretas según las cuales seguimos siempre un mismo patrón de comportamiento. Es decir cada persona tiene una manera de ser, una manera de pensar, una manera de actuar y cómo no una manera de enfermar.
Estas características son constitucionales, es decir nacemos con ellas y no las podemos evitar puesto que forman parte de nosotros. Como mucho las podemos conocer e intentar adaptarnos a ellas para facilitar nuestra vida, sino nos podemos ver inmersos en una lucha contracorriente que tenderá a desgastarnos y a bajar nuestro rendimiento.
Estas características marcarán cuales son nuestras capacidades y cuales nuestros puntos débiles. Cuando pasemos una época de desgaste o cuando bajen nuestras defensas siempre empezarán a fallarnos los mismos puntos débiles, hablaremos entonces de una tendencia. Siempre que te encuentres débil tenderas a manifestar los mismos síntomas, diferentes a los que manifestará otra persona con otras características   otros puntos débiles ypor tanto otra tendencia.
Conocer tu tendencia tiene muchas ventajas. En primer lugar saber cuales son tus puntos débiles te puede ayudar a no enfermar cuando pases una mala época si los proteges bien. También te ayuda ha entender como funciona tu cuerpo y a comprender que a veces no es que una enfermedad esté mal curada, si no que esa es tu tendencia y mientras no aumentes tus defensas y recuperes la fortaleza esos síntomas irán apareciendo.
Por otra parte conocer tu tendencia también te ayuda a saber que cualidades tienes, que aspectos de tu persona debes reforzar, cuales están bien y cuales debes frenar para mantener un equilibrio, aumentar tu salud y tu rendimiento.
Estas tendencias se conocen con el nombre de diátesis, hay cuatro descritas que clasifican a las personas en cuatro grupos según sus características físicas y psíquicas y como no por su tendencia a enfermar. Todas las personas que pertenecen a un grupo tienen rasgos similares y con un mismo tratamiento mejoran su enfermedad sea cual sea ya que de esta manera no estamos tratando la enfermedad ni sus síntomas sino que vamos más allá y tratamos la persona.

DIÁTESIS 1.

Las personas que pertenecen a este grupo se caracterizan por tener una gran energía. Son personas muy activas, calurosas, extrovertidas. Normalmente se encuentran más activos por la noche, suelen padecer insomnio, y muy cansados por las mañanas, se les pegan las sábanas. Estas personas tienden a ser muy desordenadas y desorganizadas, les cuesta mucho concentrarse por eso suelen realizar actividades físicas en vez de actividades más relajadas como la lectura. La actividad física los recompone, se encuentran mejor después de hacer ejercicio y peor cuando no lo hacen.
Estás personas tienen una tendencia muy característica a enfermar. Normalmente los síntomas suelen aparecer de manera súbita y son muy intensos tales como: migrañas, alergias, inflamaciones agudas. También suelen desaparecer rápidamente, reaccionan bien al tratamiento.

DIÁTESIS 2

A esta diátesis pertenecen personas más sosegadas. Prefieren las actividades más tranquilas y reflexivas al ejercicio físico. Les sienta mal el esfuerzo y se recuperan bien con el reposo. Son muy organizados, metódicos y ordenados. Se encuentran más activos por la mañana, normalmente no necesitan despertador, la fatiga les llega a medida que avanza el día y por la noche están cansados y con sueño. Las enfermedades se suelen presentar lentamente y lentamente desaparecen, los síntomas no suelen ser muy intensos. Los síntomas más frecuentes aparecen en las vías respiratorias en forma de resfriados que se repiten.

DIÁTESIS 3

Esta es una diátesis envejecida, se suele llegar a partir de la diátesis2 por eso es posible ver muchos rasgos que se repiten. Las personas de la diátesis 3 padecen del sistema nervioso, son personas muy sensibles tanto física como psíquicamente. A menudo sufren ansiedad y estrés, y todo tipo de síntomas que se relación con un sistema nervios desgastado como la depresión y el pesimismo.
Presentan cansancio desde la primera hora de la mañana, se van recuperando y volviendo a agotar varias veces durante el día, a menudo relacionado con las comidas.
Otro rasgo característico es la afectación del sistema cardiovascular en forma de varices, hemorroides o cardiopatías.

DIÁTESIS 4.

Esta es también una diátesis envejecida, la peor de todas, se puede llegar a través de cualquiera de las otras aunque lo más frecuente es llagar a través de la 1 debido a que es la que más desgasta.
En este grupo se engloban todas las personas que están muy débiles. Su organismo tiene las defensas muy bajas y es incapaz de afrontar a la enfermedad. Presentan un estado de cansancio permanente, con un acusado pesimismo y sin ganas de hacer nada. Puedes ser que tengan insomnio o al contrario, somnolencia permanente. Tiene falta de concentración y de memoria.

Este es un resumen de las 4 tendencias “diátesis” que hay descritas. Desgraciadamente no siempre es tan sencillo clasificar a una persona ya que depende de cómo fueran nuestros padres podemos tener componentes de varias diátesis.
El tratamiento se realiza con oligoelementos, estos son minerales que se caracterizan porque se utilizan en cantidades muy pequeñas pero son tremendamente eficaces. Aun así El tratamiento debe ir acompañado de una pauta de comportamiento y hábitos de vida que facilite el equilibrio de la diátesis, si no el tratamiento con oligoelementos puede resultar insuficiente.

Compartir entrada:

Últimos posts