FRÍO Vs CALOR

Esta es una de las preguntas que con más frecuencia nos hacen a los fisios, me tengo que poner frío o calor??

Seguimos un criterio que con frecuencia es el que da mejor resultado pero no hay una regla matemática para ello, en realidad, es muy personal. La aplicación de frio (crioterapia) o calor (termoterapia) superficiales, no es tanto un tratamiento si no un complemento para otras terapias como la fisioterapia.

 

¿Cuándo aplicamos frío?

  • Sensación de calor local y enrojecimiento
  • Dolor reciente (3 días como mucho)
  • Dolor puntual y fácilmente localizable
  • Dolor intenso e invalidante
  • Dolor en reposo
  • Dolor intenso a la palpación suave

¿Cuándo aplicamos calor?

  • Sensación de frío en la zona
  • Dolor no reciente (más de una semana)
  • Dolor difuso, difícil de localizar
  • Dolor no intenso, sensación de presión o pesadez
  • Dolor al inicio de los movimientos
  • Dolor que se alivia con la presión

 

Cómo hemos dicho antes esto no es matemático y a veces conviven varios tipos de dolor, por tanto, no es necesario cumplir todas las características de frío o calor, incluso puede que haya alguna contradicción. Pero cuanto más se parezca más posibilidades de que notes mejoría en tus molestias.

 

¿QUIERES SABER MÁS?

 

FRÍO

El frío genera una vasoconstricción, esto quiere decir que las arterias se estrechan (se contraen) y por tanto van a llevar menos cantidad de sangre a los tejidos. La consecuencia de que llegue menos sangre y por tanto menos nutrición a un tejido es una disminución de su metabolismo. En esto se basa toda teoría de la aplicación terapéutica de frío.

 

Control de la inflamación

La respuesta inflamatoria de un tejido es precisamente una elevación rápida y local del metabolismo con la intención de repararlo (definición muy resumida de inflamación). Por eso en las inflamaciones encontramos hinchazón, enrojecimiento y calor, debido al aumento de líquidos y sangre en la zona y al aumento del trabajo celular.

Existe un debate en el mundo de la medicina sobre si se debe parar esta respuesta inflamatoria con hielo o con antiinflamatorios ya que se trata de una respuesta natural con objetivo de reparar. Si la detenemos no dejamos a nuestro cuerpo que se repare correctamente. En este artículo no pretendemos entrar en este debate si no explicar las características de la aplicación de frío, creemos que se debería tener en cuenta el contexto de cada caso para poder pronunciarse al respecto.

La crioterapia en lesiones agudas como las contusiones, los esguinces o las roturas, ayuda a controlar la respuesta inflamatoria y que no haya más daño del ya existente. 

CONTROL DEL DOLOR

El frío tiene un efecto sobre las terminaciones nerviosas, seguramente debido a la disminución del metabolismo local, consiguiendo también disminuir la sensibilidad en la zona y de esta manera la sensación de dolor.

 

 

TIEMPO

10-15 minutos conseguimos disminuir la sensibilidad local sin generar cambios importantes en el metabolismo

15-25 minutos. Efectos importantes sobre el metabolismo local y por tanto sobre la respuesta inflamatoria

+25. No se van a conseguir más efectos así que no tiene sentido mantener la aplicación de hielo más de 25 minutos.

FRECUENCIA

10-15: Si la lesión es muy reciente se puede pautar cada 2 horas hasta que el dolor empieza a remitir.

15-25 minutos: como mucho cada 3-4 horas.

Se puede ir espaciando la aplicación a medida que mejora la sintomatoligía. No es necesaria su evolución si los síntomas desaparecen.

 

CALOR

Al contrario que el frío, el calor produce una vasodilatación y por consiguiente un aumento del riego sanguíneo y metabolismo local. En este hecho se basa toda la teoría de la aplicación terapéutica del calor.

Las lesiones degenerativas del aparato musculoesquelético (artrosis, tendinosis) se empiezan por ir perdiendo riego sanguíneo y por tanto nutrición y lubricación. Otras lesiones cómo las contracturas, también se caracterizan por la falta de riego sanguíneo debido a la tensión. Cuanto más crónica es una lesión más degeneración existirá en su tejido y más nutrición va a necesitar. Todas estas lesiones se van a beneficiar de la aplicación del calor y va a tener síntomas parecidos a los que hemos descrito en el inicio del artículo.

Efectos sobre el sistema nervioso

A la aplicación de calor local superficial se le atribuyen dos efectos sobre el sistema nervioso

  1. Al aumentar la sensación de calor, esta información competirá con el resto de informaciones sensitivas en el tejido nervioso, a este sistema se le llama Gate Control. Esto hará que tengamos menos sensación de dolor.
  2. A parte de la relajación muscular que produce el aumento del riego sanguíneo, hay un segundo efecto de relajación muscular a través del sistema nervioso, es lo que llamamos la vía refleja.

TIEMPO DE APLICACIÓN

La aplicación recomendada de calor es de 20-25 minutos. Pasado ese no está demostrado que vaya a haber más beneficios, pero sí que aumenta el riesgo de quemadura.

FRECUENCIA

No hay una frecuencia determinada.

Compartir entrada:

Últimos posts