DIETÉTICA (PNIE) EL AYUNO TERAPÉUTICO

 

A veces según las situación de cada persona conviene dar un descanso a nuestro sistema digestivo para mejorar nuestra salud, esto es lo que llamamos ayuno terapéutico. A continuación exponemos algunas de sus propiedades dentro de un contexto dietético y supervisado.

 EL AYUNO TERAPÉUTICO

De todas las épocas pasadas a lo largo de la evolución humana, la nuestra es sin duda la que dispone de prácticamente todo en cualquier momento. Vivimos en la comodidad y la abundancia, y nuestro organismo no está bien adaptado a ello. Esta desadaptación evolutiva está detrás de la mayoría de los casos de sobrepeso, diabetes, hipertensión y enfermedades autoinmunes.
Nuestros ancestros, hace mas de 4 millones de años, se alimentaban de bayas y frutas silvestres en su mayoría: fuente de carbohidrato, el principal combustible de nuestro organismo. Ante períodos largos de sequía o frío, donde había escasez de alimentos, nuestros ancestros empezaron a alimentarse como carroñeros y cazadores, suponiendo un aumento en la ingesta de grasas y proteínas. Para asegurar la supervivencia de la especie ante situaciones de escasez de carbohidrato, nuestro organismo generó una adaptación metabólica para usar las grasas como fuente principal de combustible. Así pues, a lo largo de la historia nos hemos ido beneficiando de períodos de ayuno, entrenando la flexibilidad metabólica para usar carbohidratos o grasas según convenga. De hecho, muchas culturas incluyen el ayuno en sus costumbres, como el ramadán.

BENEFICIOS DEL AYUNO TERAPÉUTICO

Al relacionar el ayuno con no comer, es fácil pensar que su principal objetivo es la pérdida de peso. Nada más lejos de la realidad, la reducción del peso es una consecuencia del proceso, pero no su finalidad. De hecho, el peso se recuperará progresivamente, y si no se come de forma adecuada puede aparecer el efecto rebote. Los principales beneficios del ayuno a través del descanso intestinal, inmunitario i de depuración son:
– Reduce la mortalidad
– Reduce el envejecimiento celular gracias a la autofagia
– Reduce los niveles de inflamación del organismo
– Mejora la proporción de grasas en el organismo
– Mejora la plasticidad neuronal
– Previene la diabetes
– Fortalece el sistema inmune
– Reduce el hambre i mejora el autocontrol: tu controlas la comida, y no al revés.
TIPOS DE AYUNO TERAPÉUTICO
Existen muchas formas ayuno terapéutico. Seguramente el más evidenciado y fácil de recomendar en consulta es el ayuno intermitente. Este consiste en concentrar las 2-3 ingestas del día entre 8 y 10 horas, y ayunar las 14 o 16 horas restantes. De esta forma se permite el descanso del tubo digestivo y la acción depurativa el tiempo justo para que tenga efecto a largo plazo. Sería el más coherente evolutivamente, ya que lo que no hacían nuestros ancestros era comer 5-6 veces al día como erróneamente se nos ha hecho creer.
Existen otras formas de ayunar, des de no comer durante un día a ayunar a base de licuados y caldos durante varios días seguidos. En todos los casos, hay que valorar las condiciones individuales de la persona para saber cual requiere, y siempre con la supervisión de un especialista.

 

Jordi Barniol Dietista PNIE

 

También te puede interesar:

Compartir entrada:

Últimos posts