TRATAMIENTOS: EMBARAZO

En este artículo presentamos el enfoque que realizamos sobre las dolencias que sufren las embarazadas utilizando la osteopatía, la acupuntura y en menor medida la fisioterapia.

Las embarazadas son pacientes muy especiales ya que se enfrentan a un gran reto físico y fisiológico, en cambio tienen muchas limitaciones a la hora de recibir tratamiento e incluso muchos terapeutas se niegan a tratar por miedo de lo que pueda suceder ya que en la mayoría de casos no hay evidencia científica que los ampare.

En nuestro centro hemos atendido con éxito a mujeres embarazadas por diferentes motivos de consulta en numerosas ocasiones. La única contraindicación absoluta para nosotros serían los embarazos considerados de riesgo (por ejemplo preeclampsia o placentas previas) en los cuales creemos que hay tratamientos prioritarios a nuestro.

 

OSTEOPATÍA Y EMBARAZO

El aumento de volumen y peso abdominal que implica el embarazo obliga al cuerpo de la mujer a realizar cambios posturales para poder seguir manteniendo su estática, de lo contrario se la mujer caería hacia adelante. Los bloqueos articulares ( o tisulares en general) previos al embarazo pueden dificultar los cambios necesarios generando molestias osteoarticulares y musculares. El tratamiento osteopático va dirigido a corregir dichos bloqueos para que el proceso siga su curso natural sin ocasionar molestias.

Aunque la valoración se hace a nivel general de todas las estructuras, lo más frecuente es encontrar las fijaciones en los límites de  la cavidad abdominal: cintura pélvica, vértebras lumbares y diafragma torácico inferior. Los bloqueos a este nivel pueden producir ciáticas, lumbalgias, dolores costales e incluso alteraciones digestivas.

La osteopatía es segura, no se conocen estudios que relacionen el tratamiento osteopático con la interrupción del embarazo. Al contrario, la osteopatía siempre va a favor de la naturaleza sintiendo lo que el cuerpo necesita y acompañándolo hasta conseguirlo. Siguiendo este principio las cosas solo pueden ir a mejor.

Las técnicas osteopáticas son capaces de adaptarse a las necesidades y características de cada paciente, por eso podemos tratar desde bebés hasta ancianos pasando cómo no por las embarazadas. Tan solo debemos asegurarnos de que las posturas no sean incómodas y por supuesto no aplicar presión en el abdomen.

ACUPUNTURA Y EMBARAZO

Igual que hacemos en el resto de casos, reservamos la acupuntura para aquellos casos que no son de dolor articular. En este caso lo más frecuente seria: nauseas de las embarazadas, ansiedades, fatiga, insomnio, alteraciones digestivas, estreñimiento.

El procedimiento sería el mismo que en el resto de pacientes, primero valorar y corregir el desequilibrio energético y luego aliviar la sintomatología si es que aún la hay.

Dos precauciones importantes, la primera y más lógica, no pincharemos puntos de acupuntura situados en el vientre. Si el punto indicado se sitúa ahí habrá que buscar una alternativa.

Segunda precaución y más polémica, evitar unos puntos que pueden tener efectos abortivos. Estos puntos están descritos en la literatura pero no hay estudios que demuestren la relación entre ellos y la interrupción real del embarazo. Esto es así entre otras cosas porque el efecto que un punto produce sobre un persona depende en primer lugar del estado energético inicial de dicha persona y  en segundo lugar de la estimulación de dicho punto. Es decir, no todos los puntos servirían para todas las embarazadas, debería coincidir que el punto empeore el estado energético inicial de la embarazada y que además la estimulación se realizase ¡ en esa dirección. De todas maneras, teniendo otras posibilidades, no tiene sentido correr el riesgo. Nosotros no utilizaremos los puntos que pudieran tener efectos abortivos.

Teniendo en cuenta esto, la acupuntura se presenta cómo una terapia totalmente segura y eficaz  para aliviar las molestias de las embarazadas.

 

FISIOTERAPIA Y EMBARAZO

Existe todo un ámbito de la fisioterapia dedicado a la mujer en cada una de sus etapas de la vida, en este caso la gestación. En nuestro centro no tenemos esta especialidad así que limitamos nuestro trabajo de fisioterapia para embarazadas a que sufren lesiones durante la gestación y cuyas molestias no están derriban de un mal desarrollo gestacional. Los típicos casos son malos gestos realizados durante la preparación de la habitación del bebé que se espera, o accidentes fortuitos.

Todas las técnicas de fisioterapia son seguras: masaje, estiramientos, gancheo incluso la punción seca, tan solo hay que intentar que la embarazada esté siempre en una posición confortable y no realizar presión sobre el abdomen.

Compartir entrada:

Últimos posts