PNIE: DOLOR GENERALIZADO

 

Dolor generalizado, un dolor de baja intensidad que no es invalidante pero que si supone una molestia continua e inespecífica difícil de localizar. Dolor errático, es decir este dolor que  viaja por nuestro cuerpo apareciendo hoy en un codo y mañana en una rodilla (en medicina tradicional china se relaciona con el viento). Dolor crónico, molestias que aparecieron hace mucho tiempo y se quedaron estancadas pasando por épocas  mejores y épocas peores pero dejando una sensación de que la lesión en cuestión no evoluciona ni evolucionará.

CAUSAS DEL DOLOR CRÓNICO Y GENERALIZADO

Todos estos tipos de dolor pueden estar relacionados con el nivel de toxinas que tengamos presente en nuestro cuerpo. Por toxina entendemos cualquier substancia tóxica que entorpezca el funcionamiento de nuestro organismo. Las toxinas pueden ser residuos metabólicos cómo el ácido láctico o los radicales libres, pueden ser sustancias que facilitan o exageran el proceso inflamatorio como la histamina o el ácido araquidónico, presentes en las hortalizas rojas (tomates, pimientos) o en la carne roja. Las toxinas también pueden ser substancias toxicas como el alcohol.

Cuando el nivel de toxinas es muy elevado nuestro cuerpo intenta almacenarlas los más lejos posibles de los órganos vitales, es decir en las articulaciones. Cuando estas toxinas cristalizan en las articulaciones facilitan la inflamación y por tanto el dolor.

 

CÓMO EL PNIE TRATA ESTE TIPO DE DOLOR

Podemos tener un aumento de toxinas por tres motivos basciamente: producimos demasiadas, introducimos demasiadas o bien no somos capaces de eliminarlas.

Estos tres procesos son los que analiza y trata el PNIE (psico neuro inmuno endocrinología). Sobre todo, a través de la dieta, pero también de los hábitos de vida. El psiconeuroiinmunologo estudia cuales son los alimentos que al tomarlos generan una mayor producción de toxinas en nuestro cuerpo, cuales son los alimentos que directamente nos aportan toxinas y cuales son aquellos que nos ayudan a eliminarlas.

Realizando una dieta ordenada y adaptada a nuestras necesidades y situación personal y variando los hábitos de vida el nivel de toxinas comenzará a bajar y por tanto el dolor empezará a disminuir.

Compartir entrada:

Últimos posts