Ganchos

Los ganchos son la forma más natural de liberar estos planos y devolver la libertad de deslizamiento a los músculos

Se coloca el gancho en el plano muscular y se produce una tracción que desengancha un músculo del otro, rompiendo las adherencias creadas

Normalmente en una misma zona del cuerpo hay varios músculos con funciones diferentes. Estos están situados uno al lado del otro o bien uno encima del otro de manera que allí donde se tocan se crea una plano de deslizamiento por el cual los músculos se mueven cuando se contraen. Este plano de deslizamiento debe estar siempre libre, limpio y lubricado para una correcta función muscular, de lo contrario se crean adherencias y al contraerse un músculo tira de los demás sobrecargando la zona.

Este plano a menudo es usado para drenar los líquidos y los residuos del metabolismo, si se crean adherencias no se puede drenar bien y las lesiones tienden a cronificarse.

 

Los factores que favorecen la creación de adherencias son

  1. El sedentarismo. El hecho de no mover la musculatura hace que aparezcan adherencia por mantener los planos de deslizamiento muscular mucho tiempo sin movimiento.
  2. La sobresolicitación: el exceso de trabajo muscular produce a su vez un exceso de residuos metabólicos que aumentan la posibilidad de adherencia. Además el aumento de tensión muscular dificulta la fricción entre músculos.
  3. Una dieta inadecuada contribuye al aumento de toxinas en la sangre, está se vuelve más espesa y se drena peor aumentando así la posibilidad de adherencia.