FASCITIS PLANTAR: ORIGEN EMOCIONAL

 

En el artículo anterior explicamos de manera rápida el origen emocional de las lesiones. En este artículo explicaremos el caso concreto de la fascitis plantar.

Como ya hemos dicho las emociones pueden dañar energéticamente nuestros órganos en los siguientes casos: 

-Cuando la emoción está mal gestionada

-Cuando sufrimos una sobre exposición a la emoción

-Cuando se combina con otros factores lesivos como los factores ambientales o los sobre esfuerzos físicos. 

Cuando una órgano se daña energéticamente pueden ocurrir dos cosas: 

-Que el órgano deja de realizar sus funciones correctamente y por tanto vamos a tener sobre todo alteraciones de nutrición en los tejidos que controla

-Pueden aparecer síntomas en el canal energético (meridiano) asociado al órgano debido a la alteración de la circulación energética en dicho canal. 

 

En el caso de la fascitis plantar, los síntomas aparecen en el canal de Riñón, esto nos indica que el órgano que está dañado es el riñón. Las emociones que controla el riñón y que por tanto pueden lesionarlo son las siguientes: 

 

1-Miedos y fobias: Una persona que sufre un episodio de miedo intenso o prolongado en el tiempo puede dañar energéticamente el riñón.

2-Cambios adaptativos: El riñón controla el proceso de adaptación a nuevas situaciones. Aunque quizás no seamos conscientes de ello y pensemos que nos estamos adaptando bien, el coste energético que esto conlleva puede dañar energéticamente el riñón. 

3-Periodos de desgaste: El riñón controla la fuerza y la energía vital, periodos largos en los cuales la persona sufre un gran desgaste tanto física como mentalmente pueden dañar el riñón energéticamente. 

 

CANAL DE RIÑÓN

 

Quizás estas emociones o las emociones derivadas de estas situaciones no fueron muy intensas por sí solas, pero si se combinan con otros factores por ejemplo, una larga caminata en el caso de las fascitis o una mudanza en el caso de las lumbalgias, pueden llegar a generar una lesión. 

También se pueden añadir factores climáticos o ambientales como el frío o la humedad para que se instaure la lesión. 

Si este es el caso, además de tratar de manera local la fascia plantar, también deberemos tratar el riñón energéticamente para reparar el daño emocional que se causó, de lo contrario suelen cronificarse la lesión hasta que el cuerpo consiga producir la energía necesaria para salir del círculo vicioso. 

 

Compartir entrada:

Últimos posts